La preparación MIR en primera persona: Fase de contacto

Hace dos meses que empezó para la “Generación Cobaya” (¡esa soy yo!) la segunda vuelta de estudio para la oposición MIR del año 2017. Parece mentira que hayan pasado ya cuatro meses desde nuestra graduación y casi un año desde que los manuales de la academia de preparación MIR ocuparan su puesto de honor en la estantería de nuestras habitaciones.

Hay varias opciones de academias para los recién salidos de la facultad que posiblemente, si estás estudiando Medicina, las habrás visto en tu facultad e incluso os habrán regalado algún manual: CTO, AMIR y MIRAsturias. Yo elegí AMIR…porque me gustaban más los colorines y el tipo de papel de sus libros. Sí, sí, estoy de acuerdo, es una razón de muy poco peso, pero realmente el contenido de los manuales es muy parecido en CTO y AMIR, y la metodología de estilo internado que sigue MIRAsturias nunca me ha convencido.  Como no tenía ninguna asignatura pendiente y el nuevo Plan Bolonia solo incluye practicas hospitalarias en sexto curso (en principio quitaban poco tiempo, aunque ya os habréis dado cuenta de que el trabajo de florero de consulta con bata puede ser agotador) he escogido el plan de estudio extensivo.

La preparación de AMIR en el curso extensivo se divide en cuatro etapas:

  1. Fase de contacto: de octubre a mayo. Relajadita. Coincide con el curso de sexto, en mi caso solo prácticas de hospital. Confieso que gandulear aquí me ha pasado factura: algunos manuales sin subrayar, post-its descolorados y temas (por no decir asignaturas enteras) nebulosos. Realmente se le puede sacar bastante rendimiento a esta fase en cuanto a refrescar el conocimiento de todas las asignaturas de la carrera. También irás tomando contacto con las preguntas MIR de los simulacros y con la manera tan “llevadera” de hacerlos : cinco horas seguidas tras las que la olla express que tendrás por cabeza no será capaz ni siquiera de dirigir tus piernas de forma ordenada para salir de ese aula de la tortura.
  2. Fase de consolidación I: de junio a noviembre. El comienzo de esta fase es duro, se pasa de unas idílicas 5 horas semanales a 8 diarias (según las recomendaciones AMIR). Yo lo intente, que conste, pero el primer mes me pegue tal batacazo en los simulacros y tenía tantas ganas de verano que fue imposible encontrar las ganas necesarias. Os contaré si aún así consigo mi objetivo de netas para entrar en Psiquiatría. Eso sí, luego hay que ponerse. He visto que las netas suben según el tiempo -y la calidad- del estudio y eso me motiva a seguir sacrificando el verano (estoy en Valencia así que sí, septiembre es aún verano)
  3. Fase de consolidación II: de noviembre a enero. Pinta ansiógena.
  4. Fase de repaso: último mes/semanas. Pinta muy ansiógena.
  5. Día M

Y c’est fini¡

Dicen que el MIR es una carrera de fondo. Y es cierto que son muchos meses y se puede caer en la trampa de esforzarse demasiado a destiempo. Pero a mi, que soy de arrancada lenta, baja velocidad punta y mucho fondo, esta cantinela no me ha beneficiado para nada de nada. Es cierto que el estudio debe ser moderado y sin empachos, pero no podemos (o no debemos) dormirnos en los laureles durante la primera fase y confiarnos con que “aun queda mucho tiempo y no me quiero quemar”. Que es lo que me paso a mi. En mi opinión, hay que ESTUDIAR – repito, no leer comprensivamente sino ESTUDIAR- los temas más importantes de los manuales en la primera fase. Los manuales de AMIR están provistos de una preciosa y valiosísima pagina de estadísticas donde se ordenan los temas por su rentabilidad.

Querida  y relajada yo de hace seis meses: estudia esos cuatro temas más rentables de cada manual ¡ahora!

Porque luego vienen los lloros. Es broma, me lo tomo con filosofía y mucho yoga.

Con los manuales subrayados, post its-resumen y esquemas de todo lo que veáis que puede ser esquematizado (sin abusar, no convirtamos los manuales en las Glosas Emilianenses de la medicina, solo de los temas que merezcan la pena por su importancia) y los tres o cuatro temas estrella estudiaditos cualquier estudiante de MIR puede colgarse la medalla de oro en la Primera Fase.

Ahora ¡a por el Libro Gordo!

¡Nos vemos en la Segunda Fase!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *