La preparación MIR en primera persona: Fase de Consolidación I

He sobrevivido a los 4 meses de la Fase de Contacto. ¡Yayyyyy! Para mí seguir aquí, al pie del cañón, ya es un reto superado. A pesar de ciertos resultados de simulacros de examen no tan buenos como esperaba, de los berrinches, de los días de no poder ni querer madrugar por el cansancio acumulado y la desmotivación no me he rendido.

La fase de consolidación I dura 4 meses. Son muchos meses, en los que se descansa poco (un día a la semana, como en toda la preparación) y en los que, en mi opinión, se verá más materia. En principio, hay que estudiar todos los temas de todos los manuales. Es tedioso, puesto que se trata de memorizar (sin tener demasiada idea de que es lo realmente importante, eso quedará más claro en Consolidación II) muchos conceptos que no se veían desde la carrera, algo costoso de por si.

Pero lo “mejor” es cuando en los simulacros te das cuenta de que “todo te suena” pero no recuerdas nada con seguridad. Y lo que es aún “mejor” es que después de estar, digamos 3 meses, casi toda la fase, pringada, estudiando, esquematizando y memorizando, los resultados no sean los esperados. En ese momento surgen las dudas y el auto-sabotaje: no voy a poder, quedaré en el puesto 7000, acabaré en un pueblo perdido sin calefacción, no soy suficiente, ésto me queda grande, los demás son más listos/inteligentes/rápidos estudiando/buenos en los test/[inserte aquí su comparación inservible]. ¡Todo mi ánimo y un abrazo enorme para ti que te sientes identificado!

Ahora que nos hemos dado un abracito consolador virtual, hazte un favor y no pienses tanto. Hora a hora, día a día, objetivo a objetivo. No te plantees más alla de dos días. En mi experiencia lo que genera más satisfacción es acabar el día sabiendo que has puesto todo lo necesario para terminar lo que estaba planeado para ese día. El resto, especialmente las comparaciones y el vaticinar un futuro más alla de un par de días vista, solo quema una atención que necesitamos íntegramente para dedicarla a los manuales.

Aún no los he visto, pero espero que este esfuerzo tenga sus frutos el día M. Confianza. Trabajo. Confianza. Confianza.

Un abracín y a disfrutar al máximo de las horas libres en esta fase (¿a qué uno se da cuenta de lo que vale el tiempo libre cuando es escaso?).